Inicio Diagnósticos En 2007 se demostró que los test de PCR crean falsas epidemias

En 2007 se demostró que los test de PCR crean falsas epidemias

por editora
Compártelo!

Mucho se ha hablado hasta el momento sobre la confiabilidad y eficacia de los test de PCR. En todos los países donde se han aplicado, tanto bioquímicos como médicos han denunciado que arrojan un enorme porcentaje de falsos positivos así como también un pequeño porcentaje de falsos negativos.

Para poder formarnos una opinión al respecto, nos puede ser muy útil revisar qué sucedió en años anteriores con esta prueba rápida. Si nos remontamos al año 2007, ya nos encontramos con un caso que en su momento generó alarma sobre lo que podía provocar el mal uso de esta herramienta que, según su creador dijo, debe considerarse sólo como una herramienta más bien orientada a la investigación y jamás como algo útil para el diagnóstico, puesto que «únicamente la clínica es soberana». 

Una nota publicada por el New York Times en 2007, titulada «Faith in Quick Test Leads to Epidemic That Wasn’t«, relata el caso acontecido en el Centro Médico Dartmouth-Hitchcock, donde por confiar en la veracidad de los test de PCR se creyó durante meses que existía una epidemia de tos ferina, pero no era así: «Casi 1.000 trabajadores de la salud en el Hospital de Lebanon, NH, recibieron una prueba preliminar y se les suspendió el trabajo hasta que se recibieron los resultados. A 142 personas, incluido el Dr. Herndon, se les dijo que parecían tener la enfermedad y miles recibieron antibióticos y una vacuna para protegerse. Las camas de hospital quedaron fuera de servicio, incluidas algunas en cuidados intensivos. 

Luego, unos ocho meses después, los trabajadores de la salud se quedaron estupefactos al recibir un mensaje de correo electrónico de la administración del hospital informándoles que todo era una falsa alarma.  No se confirmó ni un solo caso de tos ferina con la prueba definitiva, haciendo crecer la bacteria Bordetella pertussis en el laboratorio. En cambio, parece que los trabajadores de la salud probablemente estaban afectados por enfermedades respiratorias comunes como el resfriado común».

Este caso fue revisado por epidemiólogos y especialistas en enfermedades infecto-contagiosas, y todos concluyeron que el problema había sido causado por creer que eran fiables los test rápidos, en este caso, los test de PCR. Ya en ese momento se advirtió que no era recomendable depender de este tipo de pruebas, puesto que ya habían generado anteriormente (en el año 2006) una pseudo-epidemia en el Children’s Hospital de Boston.

Los médicos afirmaron: «Decir que el episodio fue perturbador fue quedarse corto, dijo la Dra. Elizabeth Talbot, epidemióloga estatal adjunta del Departamento de Salud y Servicios Humanos de New Hampshire.
«No se puede imaginar», dijo Talbot. «En ese momento tuve la sensación de que esto nos dio una sombra de lo que podría ser durante una epidemia de gripe pandémica». 

Es curioso que en este evento, si leen la nota original del New York Times, estuviera involucrada la Fundación Bill y Melinda Gates. O sea, este organismo, cuya cabeza es a la vez el dueño de la mayoría de los laboratorios que están haciendo enormes negocios con la actual pseudo-pandemia, tuvo ocasiones de ensayar cómo se genera una pseudo-epidemia en diferentes hospitales, donde lo que más abrumó a la mayoría de los profesionales es que, según afirmaron, «parecía que las decisiones que tomaban eran razonables». Claro… eso les pareció hasta que las pruebas científicas concluyentes les mostraron que todo había sido una falsa alarma instalada por los falsos positivos que habían dado los test de PCR.

La fe en la prueba rápida conduce a una epidemia que no fue así – The New York Times (artículo traducido al español on-line)

Fuente: NY Times (artículo original en inglés)

 


Compártelo!

Related Posts